Crucemos a la otra orilla

  < El lago de Galilea >       aunque es de agua dulce le llaman mar, el mar de Galilea, donde Jesús caminó sobre las aguas y también calmó la tempestad. En la parte de mas anchura el lago excede de los 20 kms. .  El norte del lago está rodeado por grandes montañas que facilitan la formación de grandes tormentas, vientos huracanados y olas de gran altura  ‘Jesús calma la tempestad’ ese día al anochecer, dijo: crucemos al otro lado, se fueron con él en la barca, detrás lo acompañaban también otras barcas. Se desató -entonces – una fuerte tormenta   las olas azotaban la barca, mientras tanto Jesús estaba en la popa durmiendo sobre un cabezal  -¡maestro!-gritaron-Levantandose dijo:¿por qué teméis,hombres de poca fe? reprendiendo al viento y ordenando al mar: !silencio! ¡calmate! El viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo. Todos estaban espantados y se decían unos a otros: ¿Quien es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?   ‘Caminó sobre las aguas’ , después de los panes y los peces que se hubo saciado  la muchedumbre, a 5000 personas, Jesús obligó a sus discípulos a subir a la barca y a ir por delante de Él a la otra orilla.  Después de despedir a la gente subió al monte a solas para orar; al atardecer estaba solo allí, la barca se hallaba ya distante de la tierra, zarandeada por las olas, pues el viento era contrario. A la cuarta vigilia de la noche vino Él hacia ellos, caminado sobre el mar  . Los discípulos, viéndole caminar sobre el mar, se turbaron creyendo que era un fantasma, y de miedo se pusieron a gritar. Jesús les dijo enseguida: ¡Animo, soy yo, no tengáis miedo! Pedro le contestó, Señor, si eres tú mandamé ir hacia ti andando sobre el agua- Él le dijo: Ven. Pedro bajó de la barca y se echó a andar sobre el agua acercándose a Jesús;pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse  y gritó: Señor, salvamé. Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: ¡Que poca fé! ¿porque has dudado? en cuanto subieron a la barca,amainó el viento.Los de la barca se postraron ante Él diciendo: En verdad eres hijo de Dios. Terminada la travesía, llegaron a tierra de Genesaret.   Y los hombres de aquel lugar, apenas lo reconocieron,pregonaron la noticia por aquella comarca y  trajeron donde él todos los enfermos, Le pedían tocar siquiera la orla de su manto;y cuantos la tocaron quedaron curados. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s